domingo, 29 de mayo de 2011

Renacer, Claudia Gray

-Autor: Claudia Gray

-Título original: Afterlife

-Editorial: Montena

-Páginas: 380

-ISBN9788484417516




Sinopsis:



B
ianca es un fantasma y Lucas, un vampiro: ¿serán capaces de mantener vivo su amor?

Bianca y Lucas creían que juntos podrían vencer al destino, pero cuando la Cruz Negra se interpone de nuevo en su camino, se dan cuenta de que solo hay un lugar en el que refugiarse: la Academia Medianoche, donde empezó todo. Sin embargo, allí se está librando una terrible lucha de clanes de la que ahora no van a poder escapar tan fácilmente. Y entre los muros de la escuela su amor deberá superar la más difícil de todas las pruebas...


CONTIENE SPOILERS

Si quedaba alguna esperanza para que Bianca y Lucas pudiesen salir adelante, esta se trunca cuando el destino de Lucas queda marcado para siempre: se ha convertido en lo que más odiaba, un vampiro. Entre remordimientos y dudas, Bianca intentará ayudar a su novio para hacer lo más llevadera posible su existencia, y el único modo de que aprenda a aceptarse tal y como es y a llevar de la mejor manera posible su condición de no-muerto es yendo a la Academia Medianoche, el lugar donde el pasado de los vampiros no se tiene en cuenta, por mucho que hayas pertenecido a la Cruz Negra...

Sin embargo, aunque la Academia parece el lugar perfecto para los vampiros, no lo es tanto para los fantasmas, pues nada más llegar, Bianca se encuentra con que la señorita Bethany ha colocado trampas para atraparlos. ¿Cual es su finalidad?

Mientras tanto, Bianca seguirá investigando acerca de su naturaleza, intentará darse a conocer a sus amigos y familiares, y, sobre todo, no dejará de intentar salvar la extraña y por lo que parece imposible relación entre un vampiro novato y una fantasma.

No ha sido fácil dar fin a una saga que se ha enrevesado tanto en su transcurso, y debo decir, para mal y aunque me duela, que a Claudia Gray no le ha salido muy bien el intento. Si ya la serie comenzó a declinar con Adicción y aburrió un poco con Despedida, definitivamente Renacer no ha resultado ser la joya de la corona. Después de las peripecias que se armó la autora con la muerte de Bianca, su siguiente transformación en fantasma y la conversión de Lucas en vampiro, un final algo más acorde con los acontecimientos no habría sido mala idea. 


Empezamos por la trama: bien, me gusta, vuelven a la Academia, lo cual es un plus, porque desde que salieron de ella, en mi opinión la saga perdió mucho. Aquí surge la verdadera trama sobre la cual gira la novela, que es el hallazgo de las trampas para fantasmas colocadas por la señora Bethany. Su objetivo ahora se centra en conocer cual es la finalidad que tienen. Esto tiene algo bueno y algo malo. Bueno: gracias a ello sabemos un poco más sobre el mundo de los espectros. Malo: la naturaleza de Bianca no tiene ni pies ni cabeza. Que si, que si, que vale; como Bianca es hija de vampiros e hija de espectros, tiene más poderes que los espectros normales, como por ejemplo (y ¡anda, qué casualidad!) poder aparecerse y tener una forma corpórea. Pues a mí esto me suena a que la autora se lo sacó de la manga para que nuestra protagonista pudiese seguir manteniendo su relación con Lucas (sí, en todos los sentidos).


Otro fallo es que sus conversaciones son siempre las mismas. Resúmase en 'soy vampiro no me gusta ser vampiro / tranquilo podemos vivir para siempre / no quiero esto me mata quiero matar / lo superarás con el tiempo ahora acostémonos'. Porque esa es otra, entre todo el jaleo que hay, a Bianca se le ofuscan las hormonas con sólo ver la pantorrilla de Lucas (y se sonroja con un Balthazar semidesnudo) y no puede pensar más que en buscar una solución para que puedan acostarse. ¿Dónde están las estrellas que miraban juntos y 'El Beso' de Klimt? ¿Es que no les llega con eso? Al fin y al cabo, uno es un vampiro al que le sale la vena asesina con cualquier mínimo estímulo y la otra es una fantasma que se desvanece si le quitas una pulsera. 


Los personajes han mejorado en parte. Por ejemplo, cobran más importancia aquellas personas que antes eran algo más secundarias, como Vic y su espectro Maxie, o el famoso Christopher (bonita historia), y aparecen algunos medio olvidados, como Patrice. Pero (siempre hay un pero) Claudia Gray se deshace de otros cuando le aburren o no sabe cómo quitárselos de encima, véase el caso de Charity, absurda su desaparición, y por lo tanto, absurdo todo el problema que traía desde el principio. Por cierto, ¿es que Lucas no se preguntó a dónde había ido a parar? Algunos nuevos personajes son entretenidos, pero nunca llegan más allá. Pena, porque lo merecían.

Le toca el turno al ritmo. Bueno, ni fu ni fa, como he dicho, las conversaciones se repiten, y algunos momentos se vuelven repetitivos. Luego, la verdadera acción se centra, como parece costumbre en esta autora, en los últimos capítulos, y se resuelve peor que mal.


Esa es otra: el final. Para quien no lo sepa, me declaro ahora mismo en contra de cualquier final feliz sacado de la manga a la última. Eso significa que me declaro en contra del final de Renacer. ¿Alguien me puede explicar qué pinta esa pelea cogida por los pelos en la torre sur? Y lo que es más intrigante...¿cómo es que a nuestra Bianca se le pudo venir la inspiración en el último instante, esa inspiración que hizo que el destino de Lucas terminase tan, tan, tan, tan bien? En serio, la autora resuelve las cosas a la marcha, y una se queda con cara de y-ahora-es-cuando-me-lo-creo, relee la última línea y da por sentado que toda la historia sobre poderes de espectros y sangre de vampiros no tiene sentido.

Claudia cuenta bien, de manera sencilla, como siempre ha hecho, aunque he echado en falta diálogos y situaciones algo más maduros en ciertos momentos, y no tanta rapidez en su ejecución en otros.


La reseña tiene más contras que pros, pero es que esperaba algo mejor después de Despedida, y Renacer me ha decepcionado bastante, aunque tiene sus cosas buenas: subtramas, nuevos personajes, de nuevo el escenario de la Academia Medianoche... En conjunto, la saga no es de las mejores que he leído, es entretenida y se queda en eso, sin más, aunque podría haber terminado de manera magistral.

Veredicto:

Claudia Gray ha querido que todo fuese de color de rosa, y le ha salido una historia que, pese a tener una base original, rechina en la imaginación por el desperdicio de tan buen desenlace.

Nota:



Saga 'Medianoche':

1. Medianoche.
2. Adicción.
4. Renacer.

Páginas:



5 idea(s) :

Mrs Brightside dijo...

Me leí tu reseña muy por arriba porque como aún lo estoy leyendo, no quiero spoilearme nada xD

A mí, de momento, el libro me está gustando bastante, aunque sí, no es wow :P

Saludos ^^

Valée ;) dijo...

Buuu! pense que era mejor.
¿Final feliz estupido? pff.

Besos!

Liz dijo...

tuve que saltarme partes para no spoilerarme! que pena que no te gustara XD

Nancy_x dijo...

He leído unos pocos párrafos porque no quiero tragarme spoilersxD, pero que tenga un final todo color de rosa no me hace mucha gracia... De todas formas ya por cerrar la historia me leeré el último, aunque sin muchas prisasxD

Bss! =)

ϟ Ana Arcia' dijo...

He comido el spoiler, lo admito. Vaya, a mi me había gustado muchísimo Medianoche, por el fantástico engaño literario que contiene. Adicción me había parecido bastante bueno y emocionante. Despedida me hizo llorar y demás, pero no quiero pensar que hubo un final feliz estupido como el de Amanecer. No, no, no. Me rehuso a ello. Pero bueno... tendré que leerlo y formarme mi propia opinión.