domingo, 19 de junio de 2011

Rastro, Maggie Stiefvater


-Autor: Maggie Stiefvater

-Título original: Linger

-Editorial: SM

-Páginas: 425

-ISBN 9788467543643


Sinopsis:

Por más que lo desees, es imposible detener el tiempo: pasa y lo cambia todo. Y lo malo es que te arrastra consigo.
El invierno ha acabado. Para algunos es una época de cambios. De transformaciones.
Pero solo para algunos: Sam sigue siendo Sam. Cole sigue siendo Cole. Isabel no sabe lo que quiere, pero sigue siendo quien es. Solo Grace no está a gusto en su propia piel.
Primavera: una estación de historias que empiezan y de otras que terminan. De despedidas. De abandonos.
Pero todo abandono deja un rastro.


Cuando los amaneceres se vuelven más cálidos, los árboles recuperan sus hojas y el sol baña los días de mañana a noche, es señal de que la primavera ha llegado. La época más esperada del año, el momento en el que los licántropos del bosque dejan atrás su piel de lobo para enfundarse en un manto de características humanas. Pero hasta que el buen tiempo se asiente, seguirán paseando entre los árboles como animales.

Para algunos esta vida ha terminado. Poder sentir el mañanero frío estival en la piel sin que nada cambie, acariciar los libros de la librería y seguir abrazando a Grace todos los días es más de lo que Sam hubiera imaginado. Ahora es humano, más humano que cualquier persona en la Tierra, aunque aún no se lo pueda creer del todo y se estremezca con las ráfagas de aire.

Y entre las sábanas revueltas con olor a Sam de su cama, Grace sigue añorando la vida que nunca tuvo. La de loba. Una loba que empieza a dar señales en su cuerpo, que se manifiesta con dolores de cabeza y fiebres. Esta agonía sería más llevadera si sus padres no se inmiscuyesen en su relación. Separarla de Sam no hará sino empeorar las cosas.

Mientras, para encuadrar esta historia, se encuentra Cole. O mejor dicho, Cole e Isabel. El primero, un artista juvenil famoso que huye de su pasado. Al contrario que la mayoría, él busca convertirse en lobo para no tener que enfrentarse a sus meteduras de pata, pero busca ser lobo para siempre, aunque las cosas no siempre son como uno quiere... Isabel, por su parte, empezará a colocar en orden sus ideas, a comprenderse algo mejor y a dejarse llevar, en este caso de la mano de Cole. Ninguno sospecha que lo que le molesta del otro son sus propias cualidades: cabezotas, altivos y máscaras que no dejan traslucir interiores destrozados.

Pero el invierno se ha ido, y la expectación del verano se palpa en una primavera de cambios, cambios sin retornos, con promesas que se escapan y vidas quebradas.

Rastro se ha traído consigo parte de su hermano mayor Temblor: la historia de Grace y Sam (Sam, Sam, Sam) sigue siendo igual de delicada que siempre. Hay tiempo para disfrutar de su relación y meter las narices en su intimidad. Esta vez, gracias a nuevos puntos de vista, esto es, de las miradas de Cole e Isabel: no cabe duda que se necesitan. Se nota que Grace se ha vuelto un poco más emocional, y que Sam continúa con su personalidad triste y melancólica.

Sin embargo, la historia se renueva gracias a la entrada de un nuevo personaje (más importante de lo que pensaba), Cole. Si bien Grace y Sam siguen siendo invención de Maggie en todo su esplendor, se nota que NARKOTIKA está trabajado por más gente (gente llamada 'editorial'). Y se nota porque es un personaje que reúne las características necesarias de la novela juvenil de las que carecía Temblor: chico guapo, guapo, guapo, desinteresado pero que tiene su corazoncito, y que enseña cacha de vez en cuando para remover las hormonas femeninas. Y no es que esté mal, pues sigue siendo Maggie quien transforma en palabras las imágenes, pero se sale un poco de todo a lo que nos tenía costumbrados.

La historia sirve para moldear todos aquellos interrogantes sobre las transformaciones, por eso el ritmo es lento la mayoría de las veces, aunque todo culmina en unos último capítulos que no dejan momento alguno para respirar. Y ese final TAN abierto y desalentador... Pobre mi Sam.

Lo que hace que Rastro siga siendo de Maggie a pesar de los zarpazos de la editorial, es su escritura, siempre tan poética y bien tratada. Su relato acaricia lo que cuenta, al igual que las hojas y hierbajos que recorren las páginas del libro, los árboles que se intercalan en la portada y los ojos marrones que escrutan entre el bosque. Como siempre, una edición que hace honor al relato.

No se lleva la nota redonda, porque la novela huele a algo que no tiene que ver con Maggie. Veremos si la tercera parte confirma que la historia de Cole es más que una simple trama de chico guapo, guapo, guapo.

Veredicto:

Para todos aquellos a los que les gustó Temblor, y para los que necesitaban algo más que la historia de Sam y Grace.

Nota:



Saga 'Los lobos de Mercy Falls':

2. Rastro.
3. Siempre.

Páginas:

2 idea(s) :

wendy dijo...

Muy buena reseña!! Tengo ganas de leer este libro pero en la biblioteca sólo está en catalán y me apetece en castellano >.<

Un besazo!

Naylah dijo...

Y aun así le has dado un 4,5, cosa que me ha sorprendido.
Me confieso una enamorada de Temblor, particularmente de la sensibilidad, sencillez y emoción de la pluma de Maggie Stiefvater. Sin embargo, A mí Rastro sí me decepcionó.

Aparte de lo que has dicho sobre Cole, que es cierto, creo que su historia con Isabel es un buen punto en la novela. ¿Por qué? Porque Sam y Grace son decepcionantes. Sam nos deja ver su lado más infantil e incluso egoísta… y Grace? Donde está su fuerza? Su ánimo? Toda la personalidad que mostró en el primer libro? Desde el primer momento la veo resignada, como si todo lo que le costó recuperar a Sam no sirviera para nada porque ella no iba a “luchar”. No sé, no es la misma Grace.

Pero aun así no es mal libro, sobre todo destaco su final. Para mí, lo mejor de la novela :3 Desde luego parece prometer que Siempre será un desenlace digno del primer volumen. O eso espero.

Hasta entonces… nos toca esperar. Creo que ambas queremos tenerlo cuanto antes, no? ;)