lunes, 30 de julio de 2012

Kiss Crush Collide, Christina Meredith

-Autor: Christina Meredith

-Editorial: Greenwillow Books

-Páginas: 320

-ISBN 9780062062246

-No publicado en España 
Leah tiene la vida que todas las chicas de la escuela secundaria matarían por tener: popularidad, notas brillantes, un novio rico y deportista. Entonces, ¿por qué siente como si no pudiera respirar? ¿Y por qué no puede dejar de pensar en el chico del club de campo? El que no es su novio, el que su madre nunca, nunca aprobaría, el que ninguna de sus perfectas hermanas mayores nunca, nunca miraría dos veces. El que siempre está devolviéndole las miradas a su vez. Atracción irresistible, miradas ardientes, el chico malo y la niña buena: Kiss Crush Collide tiene todo lo que un romance prohibido y sensual debe tener, y algo más.
Lo que Leah teme más en la vida es convertirse en una copia de sus dos hermanas mayores, Yorke y Freddie, la clase de chica con un físico espectacular y notas excelentes que presente la ceremonia de fin de curso para luego terminar casándose con el chico políticamente correcto que conocerá durante sus años de estudio en la universidad. En este verano, con la prematura boda de Yorke a la vuelta de la esquina, Leah se percata de la realidad que le espera en un par de años y algo dentro de ella empieza a rebelarse.

Todo comenzó con un revolcón en el campo de golf con uno de los chóferes del club, Porter. No sabe nada de él, ni siquiera cuántos años tiene, pero Leah pronto comprende que es lo único suyo que ha tenido hasta el momento. Comienza así una excitante aventura con el chico de ojos verdes que la hará replantearse su condición de muchacha acomodada con una vida perfecta en un verano que no parecía deparar más que sol, piscina y tardes familiares.


      Opinión Personal      
Debo remarcar algo que creo que es bastante importante si a alguien le pica la curiosidad de leer esta novela: la trama principal no es la de la relación de Leah con Porter. La sinopsis lo vende como tal, y viendo la portada uno se espera que sea así, pero es todo lo contrario. Yo iba con la idea de que sería una lectura juvenil romántica y me he encontrado con algo completamente distinto que, sin embargo, me ha gustado más de lo que esperaba.

Creo que el perfil de Leah es muy interesante. Se trata de un personaje realmente enrevesado, una vez se analiza en conjunto. De puertas afuera, es la chica perfecta, guapa, con una familia unida y un expediente envidiable, de esas que de vez en cuando se merecen una bofetada por los aires que se dan; pero los pensamientos de Leah divagan por terrenos más oscuros que luego convierte en acciones impredecibles. Un ejemplo de ello (y no creo que os destroce la trama porque pasa casi al principio) es que Leah se acuesta a la primera de cambio con un completo desconocido, y no de una manera usual, sino en algo como 'te veo, me atraes, hagámoslo en el medio del césped, aunque tengo novio, pero eso es lo de menos'. Lo más curioso es que en cierto modo, no se le puede reprochar. La escritora ha construido a un personaje algo ambiguo que se mueve entre lo que es normal en una chica de su condición pero que se le ha impuesto desde que era pequeñita, y esas locuras que no son más que una manera algo brusca de rebelarse contra lo que detesta.

El libro es casi como una novela coral, pues no me lo puedo imaginar sin las sempiternas figuras de sus hermanas y su madre, mujer desquiciante e irritante donde las haya. Tanto Yorke como Freddie representan dos polos totalmente opuestos que sin embargo encajan a la perfección en el triángulo perfecto de las tres hermanas: la primera es de carácter fuerte y de cierta malicia, mientras que la segunda es más apocada pero increíblemente aguda y sagaz. Dos extremos que han desequilibrado a Leah en toda su vida, y que, unido a la perseverancia de su madre, la han hecho seguir el mismo camino junto a un novio bobalicón y unas amigas florero. La verdad es que la protagonista tiene sus papeletas para ser odiada, sobre todo por cómo trata a una compañera de su clase, Valerie; te puede gustar o no la forma de ser de Leah, pero su relación con Valerie es la de una verdadera petarda. Si la señorita Meredith quería que Leah nos cayese mal, en ese aspecto conmigo lo consiguió. Del chico, Porter, solo voy a decir que tampoco es nada del otro mundo, pero su simple presencia me hizo dudar en ocasiones de si existía de verdad o eran fantasías de Leah (es raro de entender, lo sé).

Como he dicho al principio, la trama no gira en torno a Leah y Porter. En realidad la historia trata de la maduración de Leah, de ese gran paso que tiene que dar para dejar atrás la vida que no quiere y empezar a disfrutar de lo que realmente desea. Para ello, la autora nos transporta en numerosos flashbacks a la niñez de Leah, sobre todo a momentos que nos muestran las distintas personalidades de las hermanas y cómo se fueron formando hasta convertirse en lo que son. 

Dejo lo mejor para el final... Me rindo a la pluma de Meredith. Hacía mucho que no disfrutaba tanto leyendo un libro en apariencia tan sencillo. La autora intenta darle sentido a los actos de la protagonista devolviéndonos a su infancia de una manera muy sutil: salta del presente al pasado con ligereza y gracia, dotando de coherencia a las acciones que desenvuelven los personajes, la mayoría de ellos con un trasfondo muy bien trabajado. Christina Meredith dibuja una prosa rica en detalles y de abundantes subordinadas que nunca llegan a resultar excesivas, haciendo que su escritura se convierta en algo tan armonioso y bonito que la lectura no se haga pesada en ningún momento.

¿Que por qué no le doy, entonces, una nota más alta? Sencillamente porque la historia se hace algo reiterativa, y porque me esperaba algo más. No por la parte del romance, ni mucho menos, porque al final llegué a disfrutar más de todo lo relacionado con la familia de Leah que de su relación con Porter. El problema es que me quedé con ganas de más, tuvo un final algo brusco y para mi gusto, creo que tendría que haber sucedido algo más emocionante para darle algo de pulso a la historia. Pero en general, recomiendo esta novela sobre todo porque Meredith le ha sabido sacar jugo a una historia sencilla gracias a una escritura muy lograda, y porque los personajes, hasta los secundarios, están estupendamente trabajados.

Veredicto:

Christina Meredith ha hecho algo que no abunda en la literatura juvenil, y es que ha decidido construir unos personajes muy sólidos relegando a un segundo plano la historia, lo cual, en parte, se agradece. Ojo avizor con esta autora, que parece traer unas cuantas sorpresas...

Nota:

Páginas:

3 idea(s) :

Elena (Bailando entre libros) dijo...

la verdad es que no había oído hablar de él hasta ahora pero parece que puede estar bien así que la lista de pendientes aumenta y aumenta por segundos xD

Soycazadoradesombrasylibros dijo...

no lo conocia, pense lo que tu que contaria la historia de amor de los protagonistas pero con todo lo que has explicado me encantaria leerlo y conocer a las hermanas de Leah y a la madre ;) ojala lo traigan a España ;(
pero me ha picado la curiosidad y mucho

besos

Airis dijo...

Vale, acabas de aumentar mi lista de próximas lecturas jajaja (me encantan estas historias)

uun beso :D