jueves, 28 de julio de 2011

Wilt, Tom Sharpe

-Autor: Tom Sharpe

-Título original: Wilt

-Editorial: Anagrama

-Páginas: 254

-ISBN978-84-339-2083-6


Sinopsis:

La más famosa novela de Tom Sharpe, en la que el autor no deja títere con cabeza. El protagonista, Henry Wilt, encadenado a un empleo demencial como profesor en un Politécnico, acaba de ver postergado su ascenso una vez más. Mientras, las cosas no marchan mejor en casa, donde su maciza esposa, Eva, se entrega a imprevisibles arrebatos de entusiasmo por la meditación trascendental, el yoga o la última novedad recién olfateada.


Henry Wilt lleva una vida monótona como profesor en un politécnico, repleto de adolescentes salvajes más interesados en relatar el suicidio de su anterior maestro que en atender a las clases. Además, está harto de su mujer, Eva, y en cada uno de sus paseos matutinos su mente baraja infinitas posibilidades de asesinarla. Pero, claro, esto no son más que fantasías. En la vida real, Wilt se deja manejar por su mujer y por sus superiores, obedece y se traga sus réplicas.

Las cosas cambian cuando Wilt y Eva acuden a una fiesta, en la que nuestro protagonista termina por quedarse enganchado a una muñeca inchable. Por si fuera poco, Eva empieza a juntarse con una nueva amiga que se dedica a meterle pájaros en la cabeza sobre el feminismo y la liberación sexual. Por todo esto, Eva decide largarse una temporada con sus nuevos vecinos, dejando a Wilt con la única compañía de su perro y la muñeca inchable.

Una serie de acontecimientos hacen que Wilt sea el principal sospechoso de asesinato de su mujer, y desde ese momento se verá sumergido en una investigación a fondo sobre su relación matrimonial y será puesto en entredicho su aptitud como profesor.
Aviso que este libro no es para nada juvenil. Seguramente conozcáis a Tom Sharpe, y sino, como apunte decir que es un escritor sin tapujos que hace las delicias de todos aquellos ávidos de novelas con las que reírse a carcajada limpia. Todo ello desde un punto de vista bastante crítico con la sociedad. Esta novela recoge todos estos aspectos, y en general me ha gustado. Era la primera vez que leía algo así y no las tenía mucho conmigo, pero el libro está plagado de un humor característica con el cual es imposible no desternillarse.

Los personajes me han parecido de lo más variopintos, empezando por Henry, al que se le va todo por la boca sin casi pensárselo. Eva es demasiado inocente como para caer mal, y las ocurrencias y comentarios de su amiga Sally no son más que el puro reflejo de su estupidez. El ritmo es rápido y constante, prácticamente están pasando cosas sin pausa, aunque de vez en cuando algunas escenas se hagan repetitivas. 

Tom Sharpe cuenta bien, pero de vez en cuando se va por la ramas y se enrolla en explicaciones y parágrafos innecesarios. A pesar de eso, creo que tampoco soy la persona adecuada para ponerme a juzgar la pluma de un escritor tan sonado y tan, tan, tan... tan Sharpe. Así que me reservo cualquier otro apunte sobre su manera de escribir, porque no quiero meter la pata.

La historia me ha parecido de lo más original. Parece mentira que una trama a primera vista tan simple pueda dar lugar a tantas escenas absurdas y divertidas. Se lo recomiendo a todos aquellos que quieran pasar un buen rato e iniciarse (como yo) en el mundillo Sharpe.

Veredicto:

Un libro divertido que no dejará indiferente a nadie.

Nota:

4 idea(s) :

Mr. Sandman dijo...

No sabría que decirte, no es un libro que por la sinopsis me haya llamado demasiado. Aún asú, me ha gustado tu reseña.

Matt dijo...

Este libro me lo recomendó mi profesor de castellano, pero nunca lo encuentro!
A ver si un día tengo suerte...

¡Saludos!

Nina dijo...

Pues veo que esta bastante bien! me lo apunto!

Isi dijo...

jajajaaaa Wilt es la bomba. Me reí muchísimo cuando leí este libro, a veces casi lloraba de la risa. Me acuerdo especialmente cuando el señor de la obra le decía al policía lo que había visto: no olvidaría jamás aquella mano elevada al cielo, como pidiendo ayuda, mientras le caía el cemento encima..... jejejee