miércoles, 13 de febrero de 2019

El dolor de los demás, Miguel Ángel Hernández

Autor: Miguel Ángel Hernández
Editorial: Anagrama
Páginas: 312
ISBN: 978-84-339-9857-6
En la Nochebuena de 1995, el mejor amigo de Miguel Ángel Hernández asesinó a su hermana y se quitó la vida saltando por un barranco. Ocurrió en un pequeño caserío de la huerta de Murcia. Nadie supo nunca el porqué. La investigación se cerró y el crimen quedó para siempre en el olvido. Veinte años después, cuando las heridas parecen haber dejado de sangrar y el duelo se ha consumado, el escritor decide regresar a la huerta y, metiéndose en la piel de un detective, intenta reconstruir aquella noche trágica que marcó el fin de su adolescencia. Pero viajar en el tiempo es siempre alterar el pasado, y la investigación despertará unos fantasmas que creía haber dejado atrás: la infancia marcada por la Iglesia, el pecado y la culpa; la presencia constante de la enfermedad y la muerte; el universo opresivo y cerrado del que un día consiguió salir. Y con ellos emergerá también la experiencia de una nostalgia contradictoria: la memoria de una felicidad velada, el reencuentro con un origen injustamente sepultado. Una conmovedora novela sobre la colisión de dos mundos y dos modos de vida. Una soberbia narración a dos tiempos que nos adentra en una España profunda e inexplorada. Un ajuste de cuentas con el pasado. Pero, sobre todo, una sutil e incisiva meditación acerca de la ética de la literatura, que, como en algún momento dice el narrador de esta historia, nos hace tomar conciencia de que «escribiendo no siempre se gana, que a veces también naufragamos ante el dolor de los demás». Descarnada y honesta, a medio camino entre el thriller policiaco y la confesión autobiográfica, con ecos de autores como Emmanuel Carrère o Delphine de Vigan, esta tercera novela de Miguel Ángel Hernández supone un verdadero paso de gigante en la construcción de una obra personal, sólida y coherente, y constata que, como ya intuyera Enrique Vila-Matas tras la lectura de la celebrada El instante de peligro (finalista del Premio Herralde de Novela), nos encontramos sin duda ante «uno de los escritores europeos más destacados de su generación».
Hace veinte años, el mejor amigo de Miguel Ángel mató a su hermana y luego se suicidó tirándose por un barranco. Este suceso ha quedado grabado en la mente del escritor como una experiencia dolorosa y forma parte del tránsito entre su vida en la huerta en Murcia con su familia y el comienzo en la universidad como estudiante de Historia del Arte. En una conversación con uno de sus amigos escritores, se da cuenta de que en este recuerdo puede estar la historia de su nueva novela, así que decide hacer un esfuerzo y volver al pasado y a ese momento que había quedado parcialmente enterrado.

La tarea de esclarecer qué ocurrió exactamente esa noche trae consigo algo mucho más emocional y difícil de gestionar que la verdad de lo que pudo haber pasado: un viaje a la infancia del escritor, a los recuerdos de su juventud, de su familia, amigos, de la huerta, y un choque con la realidad actual de todo lo que allí queda, las grietas abiertas y las diferencias entre esos dos mundos, el de antes que sigue latente en las carreteras, las casas y las caras más envejecidas, y el de ahora que le ha permitido aislarse en su propia vida alejada de sus raíces.

Conecté con El dolor de los demás de una manera más intensa de lo que habría imaginado. Hay vivencias que se quedan ancladas en la memoria de una manera asombrosa, vivencias que cuando volvemos a ellas nos resultan amargas, teñidas de una nostalgia que nos revuelve por dentro. No todos añoramos los que se supone que son los años más felices de nuestra vida, ni todos sentimos un especial apego al lugar en el que hemos crecido, aprendido y hecho amigos. Quizás esa disociación con nuestro pasado nos ha creado una melancolía en nuestra vida adulta, por lo que debería haber sido nuestra niñez y no fue, y porque lo único a lo que podemos agarrarnos ahora no es más que un recuerdo velado al que nos asomamos sin muchas expectativas y solo de vez en cuando.

Cuando Miguel Ángel decide investigar el caso de su amigo se va dando cuenta de que indagar en el pasado le va a llevar irrevocablemente a ponerse frente a estos recuerdos dañinos de su adolescencia, y a enfrentarse a la distancia insalvable entre las personas que allí habitaban (y siguen habitando), en una realidad que ha quedado trastocada por el paso de los años pero a la que todavía siguen ancladas estos personajes de los que siempre se sintió tan apartado. Volver a sus recuerdos trae consigo algo más que un choque personal con su pasado, porque significa también remover en la memoria de los demás, en su dolor, en su duelo propio, y el conflicto entre su tarea como escritor y la necesidad de dejar a los muertos en paz comienza una lucha incansable que solo el mismo autor podrá dar fin al entender cual es su verdadero propósito con la novela.

Miguel Ángel trabaja con una escritura sensible y a la vez descarnada, porque se abre al escritor a la vez que así mismo. Por eso esta novela es tan cercana, tan dura y tan necesaria para entender que a veces todos necesitamos echar una mirada atrás a todo aquello que nos ha dejado en el punto en el que estamos ahora, pero que no es necesario intentar explicar aquello que a día de hoy seguimos sin comprender. Porque nosotros y nuestros recuerdos están formados también por los recuerdos de otros, esos a los que debemos, de vez en cuando, no hacerles más preguntas.

domingo, 27 de enero de 2019

Seis de Cuervos, Leigh Bardugo

Autor: Leigh Bardugo
Título original: Six of Crows
Editorial: Hidra
Páginas: 544
ISBN: 9788416387588
Ketterdam:Un desbordante foco de comercio internacional donde todo se puede conseguir por el precio adecuado, como bien sabe el prodigio criminal Kaz Brekker. A Kaz le acaban de ofrecer la oportunidad de llevar a cabo un gran robo, un arriesgado golpe que podría hacerle más rico de lo que se jamás se ha atrevido a imaginar en sus sueños más salvajes. Pero no podrá llevarlo a cabo por sí solo: tendrá que reclutar a un peculiar equipo formado por un convicto, una espía, un pistolero, una Grisha, un ladrón y un fugitivo. Aunque ellos no lo saben, llegado el momento los miembros del grupo de Kaz serán los únicos capaces de salvar el mundo de la aniquilación total. Bueno, lo serán si no se matan entre ellos primero.
Hacía tiempo que no leía una novela juvenil que me enganchara tanto como Seis de Cuervos. Había leído mucho sobre los libros de Leigh Bardugo pero había algo que no terminaba de llamarme la atención, y ahora que he tenido la posibilidad de leer esta primera parte de la duología de Seis de Cuervos tengo que decir que me ha encantado.

Empecé un poco lenta porque me sentía muy desubicada en el mundo que había creado Leigh Bardugo. Eso es algo que, lógicamente, se va pasando a medida que avanzas en la historia, pero aún así el universo ficticio no me ha quedado del todo claro, hay muchos sitios, muchos nombres y muchas sociedades de las que vas sabiendo sus características a cuentagotas. No he leído la trilogía Grisha entonces no sé si esto se hubiese entendido mejor habiéndola leído antes, pero tampoco es que sea un impedimento, de hecho no he notado que esto fuese un impedimento, pero sí es cierto que a veces notaba que me quedaban huecos sin rellenar sobre este mundo.

Sin duda lo que más me ha gustado han sido los personajes, sus historias pasadas y cómo la escritora los ha ido caracterizando. La información sobre ellos se nos va dando de una forma muy bien hilada con la trama principal, y hay mucha variedad entre ellos. Personalmente los que más interesantes me han parecido han sido los personajes de Nina, Inej y Kaz, porque tienen un pasado muy diferente de lo que son en la realidad, entonces la evolución que han sufrido es más marcada que en los otros personajes.

La historia me ha parecido muy dinámica, que engancha desde el momento en el que conoces la propuesta que le hacen a Kaz, y es verdad que creo que hay detalles que están cogidos por los pelos en el desarrollo del plan, pero aún así me parece que el trabajo que hay detrás por parte de la autora para hacer que todo pueda encajar y sobre todo que los golpes de sorpresa no parezcan sacados de la manga están muy bien logrados. Esto es algo que tengo que destacar a su favor, pues si bien hay cosas que uno puede ver venir, la manera en la que lo hace es lo que consigue que sea original porque no te esperas por dónde puede seguir ese giro de los acontecimientos.

Por último tengo que destacar la crítica social que Bardugo ha dejado plasmada en las hojas de esta historia ambientada en un mundo ficticio. La autora nos habla de pobreza, de miseria, de delincuencia juvenil, de abandono, de prostitución, de racismo, de desigualdad social, y muchos temas más que se pueden trasladar a nuestro mundo, y me parece importantísimo hablar de ello porque no solo sirve para describir a esta sociedad ficticia, sino que también ha influido de manera decisiva en las personalidades de los personajes.

Estoy deseando leer la segunda parte y espero que el nivel no decaiga, pero por lo de ahora puedo decir que me parece de las mejores novelas juveniles de ficción que se pueden encontrar ahora en las librerías y que merece muchísimo la pena darle una oportunidad al universo tan completo que ha creado Leigh Bardugo en esta novela.


Dulogía Seis de Cuervos:
1. Seis de Cuervos
2. Reino de Ladrones

jueves, 17 de enero de 2019

Look back in anger, John Osborne

Autor: John Osborne
Título original: Look back in anger
Editorial: Faber Plays
Páginas: 112
ISBN: 978-0571038480
MIn 1956 John Osborne's Look Back in Anger changed the course of English theatre. 'Look Back in Anger presents post-war youth as it really is. To have done this at all would be a significant achievement; to have done it in a first play is a minor miracle. All the qualities are there, qualities one had despaired of ever seeing on stage - the drift towards anarchy, the instinctive leftishness, the automatic rejection of "official" attitudes, the surrealist sense of humour... the casual promiscuity, the sense of lacking a crusade worth fighting for and, underlying all these, the determination that no one who dies shall go unmourned.' Kenneth Tynan, Observer, 13 May 1956. 'Look Back in Anger... has its inarguable importance as the beginning of a revolution in the British theatre, and as the central and most immediately influential expression of the mood of its time, the mood of the "angry young man".' John Russell Taylor
Conocí esta obra de teatro a través de la adaptación a la gran pantalla de Tony Richardson, y como vi que era una obra de teatro me hice con ella en inglés, pero la verdad es que no la he leído hasta después de muchos años, y me arrepiento de no haberla leído antes porque me ha gustado bastante.

Es cierto que no es la mejor lectura que he hecho, y que a veces los largos diálogos de Jimmy se me hacían repetitivos, pero todo lo que he extraído de la obra, o por lo menos lo que yo he entendido de ella más allá de la lectura superficial, me ha hecho reflexionar mucho.

La obra se desarrolla en un pequeño apartamento de una ciudad de Inglaterra en la que viven Jimmy y su mujer Alison, y su amigo Cliff, todos muchachos jóvenes de unos veinticinco años. En esta situación nos coloca la acción, en un domingo cualquiera, y mientras Alison se dedica a planchar y Jimmy y Cliff leen los periódicos del día, comienza a desvelarse la situación claustrofóbica a la que se han dejado llevar estos tres compañeros, sobre todo Jimmy y Alison.


Jimmy ejerce un maltrato psicológico en Alison brutal, desde que comienza la obra está arremetiendo contra ella y su familia, hablando mal de sus padres, de su hermano, y tratándola de inútil machacándole la autoestima. Uno llega a pensar que cómo es posible que hayan llegado a esa situación y que Alison no sea capaz de responderle, al mismo tiempo que Cliff se limita solo a observar sin salir en su defensa. Pero todo esto no es más que un reflejo de la frustración en la que vivían los jóvenes de la época de la posguerra, un reflejo de la desilusión por una ida mejor que acaba llevándolos a una rutina agobiante.

Jimmy es un personaje que se queja absolutamente por todo y arremete contra su mujer y su amigo pinchándolos para que salten, como si sintiera la necesidad de pelearse con ellos para que algo emocionante pase por su vida. Su rabia es una muestra de esa sociedad que se ha dado cuenta de que todo lo que le han prometido es un engaño, y prefiere resignarse antes que hacer algo por cambiarlo. Pero la más perjudicada en esta historia es, sin duda, Alison, una chica que se ha visto relegada al papel de ama de casa y que tiene que aguantar a un marido maltratador, furioso y egoísta.

Lo que me ha gustado de Look back in anger es que es una obra atemporal, y he visto en ella muchos aspectos de la sociedad actual, lo cual ha hecho que haya conectado más con ella, así que os la recomiendo mucho porque se lee rápido, y aunque parezca que no ocurre nada en ella, tiene varios temas interesantes para analizar.

jueves, 3 de enero de 2019

Pétalos al viento, V. C. Andrews

Autor: V. C. Andrews
Título original: Petals on the Wind
Editorial: DeBolsillo
Páginas: 552
ISBN: 9788466330671
A Cathy, Chris y Carrie el recuerdo de la terrorífica experiencia en el desván de la mansión Foxworth Hall siempre los atormentará. Su madre, que siempre había sido cariñosa y atenta, se vio empujada a actuar como si no existieran. Sucumbió a las manipulaciones de la desalmada Olivia Foxworth, quien la convenció de que los niños eran fruto del pecado. Pero ellos no tenían culpa de nada... O al menos eso creen. Ahora, Cathy Dollanganger está segura de lo que hay que hacer. Ha llegado el momento. Es lo bastante fuerte como para demostrar a su madre y a su abuela de una vez por todas que el dolor que les han infligido jamás será perdonado.
Hace un par de años leí Flores en el ático y me gustó muchísimo, fue un libro que me atrapó desde las primeras páginas. La historia de los hermanos Dollanganger y su perversa abuela me resultó de lo más adictiva. Además la escritura de la autora hacía que la novela fluyese de manera casi imperceptible y en cuanto me di cuenta había devorado el libro. Me quedé con muchísimas ganas de más, y tal y como se planteaba la trama de Pétalos al viento, en cuanto tuve la oportunidad de hacerme con él, lo leí.

Esta segunda parte también tiene la virtud de engancharte desde el primer momento pero lo hace de una manera diferente. Hay algo que no me ha gustado de esta novela y es el carácter telenovelesco que adquiere. La trama se entrelaza entre los amores y desamores de Cathy, que al inicio de la novela ya es una adolescente casi adulta y más bien pasas las páginas porque te mantiene atrapado por puro chismorreo. 

Esta vez, aunque pasan muchísimo más años que en el anterior, he visto menos evolución en ellos, sobre todo en Cathy, la protagonista. Me ha parecido un personaje inmaduro, caprichoso y me resultó imposible empatizar con ella incluso en los peores momentos, como por ejemplo durante su relación de abuso con Julian, porque la chica no paraba de justificar los actos de su pareja y la actitud que tenía con respecto a él y hacia otros personajes del libro me parecían un sin sentido.

En este punto tengo que hablar de Christopher, que pierde mucho protagonismo esta vez, es casi un secundario, y me hubiese gustado ver ese avance y ese crecimiento también en la vida del hermano de la protagonista. Pero al igual que algunos personajes se quedan relegados a un segundo plano, entran otros, como el médico Paul. No he llegado nunca a entender tampoco las intenciones de este hombre, y su relación con Cathy y la propia Cathy era de idas y venidas continuas, y me remito de nuevo a que la protagonista es bastante complicada de ser comprendida en esta segunda parte.

Aún así ha sido una segunda parte que me ha gustado, porque pese a no disponer de los mismos aspectos que tanto me gustaron en la primera parte, ha sabido defender la historia bastante bien, en un contexto diferente, y aunque es verdad que la trama a veces se acelera mucho por el paso repentino del tiempo, tiene otros momentos que se llegan a volver reiterativos. Pero hay algo que se sigue manteniendo y es la pluma de la autora. Me gusta mucho cómo escribe Andrews, de manera sencilla y poco floripondiosa, y eso hace que la lectura sea siempre ligera y que pases las páginas sin darte apenas cuenta.

Con todo esto, seguiré con la saga porque quiero saber cómo sigue la historia, y aunque sí que es cierto que Pétalos al viento ha perdido mucho del encanto de Flores en el ático sigo teniendo curiosidad por saber qué pasará en la vida de estos hermanos y sobre todo porque son unos libros muy entretenidos y amenos de leer.


Saga Dollanganger:
2. Pétalos al viento
3. Si hubiera espinas
4. Semillas del ayer
5. Jardín sombrío