sábado, 30 de septiembre de 2017

Flores en el ático, V. C. Andrews

Autor: V. C. Andrews
Título original: Flowers in the Attic
Editorial: DeBolsillo
Páginas: 480
ISBN: 9788466330671
Desde su publicación en inglés en 1979, Flores en el ático se convirtió en un fulminante best seller y fue adaptada al cine con gran éxito. Corre el año 1957, y los Dollanganger parecen una familia perfecta que vive sin preocupaciones en su idílica casa de Gladstone, Pensilvania... hasta que la tragedia llama a su puerta. Ocurre el día en que Christopher, el patriarca de la familia, muere en un accidente. Su viuda, Corrine, debe hacer frente al peso de una gran deuda que no puede asumir. Su única opción: regresar a la mansión de sus acaudalados padres en busca de ayuda. Su madre, Olivia Foxworth, la acoge bajo la cruel condición de que los niños se escondan en el desván. De esta forma empieza el tormento de los hermanos Dollanganger -Cathy, Chris y los gemelos Carrie y Cory-, víctimas inocentes de pasiones prohibidas y condenados a vivir aislados del mundo.
Flores en el ático ha sido una de las mejores lecturas que he hecho en mucho tiempo. Su historia, sus personajes y los temas que trata han hecho que me mantuviese pegada a las páginas una tras otra y que sufriese con estos cuatro hermanos como si yo también estuviese encerrada en ese cuarto cerca del ático en una gran mansión.

Uno de los temas que más interesante me ha resultado descubrir en este libro es el de la familia. Esto es algo los niños tienen en mente todo el rato, la "obligación" de querer a su madre, al mismo tiempo que ven cómo esta los va dejando más de lado, y también cómo sus abuelos son las peores personas con las que se han encontrado. La idea de que no por tener lazos familiares con alguien le debes algo a esa persona o va a buscar lo mejor para ti es algo que ronda constantemente la novela.

Por otro lado, y ligado también con el tema anterior, aparece el incesto, un acto pecaminoso que la abuela repite incesantemente y con el que castiga a los niños para que no suceda, y que sin embargo parece cernirse sobre esta familia una y otra vez. El problema de todo esto está, claro, en la represión. La religión y los valores arcaicos que se les intenta imponer a los niños, unidos al hecho de que se pasan años encerrados en una habitación sin otro contacto humano que el de ellos mismos, hace que todos los pecados que la abuela no cesa de repetirles se acaben por cumplir, como es de esperar.

El viaje a través del desarrollo de personajes también ha sido uno de los mejores puntos de la novela. Sobre todo en cuanto a Cathy, pues es la que narra la historia, pero a través de sus ojos también con respecto a Christopher, se observa una evolución compleja y profunda a todos los niveles. Cathy y Christopher no solo crecen físicamente, si no que también lo hacen a un nivel de personalidad del que pasan de ser unos niños a casi unos adultos. Sus pensamientos con respecto a su madre, a su abuela y a lo que deben de hacer en relación a los demás para salvarse a ellos mismos, cambia radicalmente desde el primer día que entran en la habitación hasta el últimoMe ha gustado mucho ver cómo Andrews plantea la cuestión del desarrollo psicológico de unos personajes que se encuentran en la edad de crecer, descubrirse, relacionarse. Tanto en el caso de Carrie y Cory (los gemelos más pequeños), como de Cathy y Christopher, está claro que el aislamiento les perjudica en todos los aspectos.

Estoy deseando leer la segunda parte para saber cómo les va a estos hermanos, aunque como libro independiente está claro que Flores en el ático es una novela maravillosa, cruel, dura y que reflexiona sobre aspectos tremendamente humanos y controvertidos que dan para extensos debates.


Saga Dollanganger:
1. Flores en el ático
2. Pétalos al viento
3. Si hubiera espinas
4. Semillas del ayer
5. Jardín sombrió